Murallas (Novela corta) -19 (IV)

19 (IV)

Choque de trenes a velocidad límite, diseñadores gráficos de una vida futura, marcados por la búsqueda incesante, explotar en una nube de ira desconvenida, derribando los muros carcomidos. El baile de los caballitos del diablo, de los chorlitos, de las panteras. Un horizonte cavado a pala y nitroglicerina en una habitación alquilado de un antiguo piso patera.

Él arreglaba jardines, podaba los árboles altos como un mono subido a por cocos, y oteaba la ciudad, y pensaba en como subir a los pisos más altos para lanzar cócteles que incendiaran las calles. Ella empezó en una fábrica de zapatos, colocando suelos para botas de montaña, metiendo cordones, llenando cajas. Movimiento superior hacia el cielo, movimiento inferior al vacío.

Yesca encontró la paz en los árboles.

Nadie entraba en ese nuevo mundo, nadie se atrevía a entrar en el paraíso del piso compartido con derecho a cocina. Un  magnetismo repelía las intenciones de invasión, un muro de energía, de vehemencia bloqueaba las incursiones enemigas. No había lugar para intromisiones ni matices, el único dogma eran sus brazos.

Tres años. Regalos de cien días, cuatrocientos veinte un días, ochocientos ochenta y siete días… Cervezas.  Abalorios, amuletos, peluches, pañuelos; vaqueros, cremas hidratantes,  aislantes; cupones de primitiva, tarjetas de Navidad, cerillas. Catálogos de viaje, entradas a conciertos, maquillaje. Tres años. Una noche se rompió la pantalla cuando una vecina  perseguía un perro. De repente todo era mentira.

Ella arrastró la palma de su mano por su nariz. Todo se había roto. Yesca salió de madrugada, encendió los contenedores de basura, como una retahíla de veleros hundidos. Ella no bajó cuando llegó la policía.

Ambos volvieron a los pisos paternos, eternos pozos de sus sueños. Una convencida de cambiar de vida, el otro en espera de juicio. Dos meses, quedaron  al inicio del paseo de robles mocho, heridos. Se quería mostrar duro, inflexible en su flaqueza. Noemí confesó que esperaba un hijo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novela propia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s