Murallas (Novela corta) – 7/2

MURALLATITULO

7/2

Una mujer con la nariz ganchuda y la boca de labios enormes se sentó a su lado.

— ¿No te acuerdas de mí? Era amiga de su hermano Quili, fuimos al instituto muchos años en la misma clase.

La mujer tuvo la amabilidad de permitirle unos segundos donde se sumergió en los recuerdos en sepia. Su hermano era adorado por las chicas, amable  y atractivo a la vez, todas querían ser sus amigas y él se aprovechaba. Lo mejor es que conseguía que ninguna se enfadara con él. Era un don, un don que perdió cuando se casó. Tuvo mal ojo  Quili, al quedarse con la más pedante de sus amigas. Ésa que tenía delante era charlatana, pero le recordó: le trataba bien. Pero no se acordaba de su nombre y esperó a que se lo recordara.

La chica de pelo azul destacaba entre todas las novias de los futbolistas.

La chica de pelo azul destacaba entre todas las novias de los futbolistas.

Pero no fue así, la mujer comenzó un monólogo justo cuando salió el árbitro y comenzó la ceremonia de inicio de partido.

—Mi marido es el utillero. Soy esteticién, aquí te paso mi tarjeta. Tengo tres hijos, son feos pero simpáticos. Eso sí, me voy a tener que gastar una pasta en ortodoncias. Quili era buen tipo, pero, ya sabes, no estaba por mí. Te recuerdo perfectamente, haciendo pelear a tus muñecas con los tanques de tu hermano. Por cierto, me encuentro muchas veces a tu madre en la Casa de Asociaciones, voy a clase de yoga, ¿sabes?

El árbitro pitó el comienzo de partido. La chica se quedó junto a Nerea. Los pases le resultaban algo anodinos pero varios jugadores destacaban, aunque eran del equipo visitante. El proyecto de reforma de la plantilla tras muchos años de “despilfarro y mala gestión”, palabras de Pascual,  debía darse prisa porque el desánimo campaba por el estadio. Contra pronóstico, un gol entró casi mágicamente en la portería contraria. Media gradas se levantó, pero el griterío se mantuvo en la zona de banquillo. Dos de las chicas se quedaron de pie, una de melena con mechas azules recriminaba a otra.

—Ésas dos siempre están a la greña, mi marido me ha contado que, la casada, la que está teñida de rubia, no soporta a la chavala que es novia del centrocampista, Ernesto, el de la mueblería. Bueno todo el mundo le llama Nes. Es una bala perdida.

Otra de las chicas, algo más mayor, puso paz. La chica de mechas azules se apartó el resto del partido. Ahora, separada, su imagen destacaba con las demás. Iba con chaqueta vaquera con insignias y remaches, camiseta negra, falda verde militar y playeras. Nerea iba a preguntar a su compañero cuando llegó el descanso y ella se despidió. Le dio saludos para Quili.  No volvió tras el descanso.

El vacío del asiente le pesó mucho más que el partido. El equipo se hundió y recibieron tres goles. La pitada del público provocó que las novias y esposas huyeran de su sitio privilegiado. Nerea no deseaba volver a casa y ahora tenía que cumplir: recoger a su padre en el bar del estadio.

Se mostró encantadora, su se tomaba un vino y los otros hombres la invitaron a lo que quisiese. Aunque hubiera perdido el equipo, se felicitaron porque así iba a ser más fácil los despidos. Brindaron por una nueva etapa en el equipo.

  Nerea recaudó nombres y el antiguo jefe de su padre en el taller se acordó de que ella quería ser mecánica también. Ella quería ser mecánica de aviones, taxista, espeóloga  y domadora de focas. Quizás para las fiestas que estaban al caer.

Pascual se puso algo melancólico en el viaje de vuelta, siempre le pasaba al volver de un partido.  Nerea también lo alimentaba con su silencio. Idalia parecía que era la única que se había barrido de encima el pasado y se había convertido en una persona nueva, arrolladora. Con el ocaso detrás de ella, se planteaba qué hacer con su vida.

MURALLA contraportada

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novela propia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s