Murallas (Novela corta) – 2/1

MURALLATITULO

 

2

(Presentadora): Bien, tras la pausa publicitaria, pasamos a una entrevista que les va mover su conciencia. Vean este vídeo antes que nada.

(OFF vídeo): Hace trece meses un hecho espeluznante ocurrió a los pies de la muralla. Al amanecer de un sábado, un joven de veintiún años, Gabino, jardinero de profesión y con un niño pequeño; se precipitó desde  los cinco metros sin causa aparente. El joven, superó un pasado de drogas, y ahora vivía una vida plena y feliz.

Gabino era buen chico, se dejó llevar por las malas compañías.

La duda siempre planeó sobre la muerte. ¿Fue un suicidio o alguien le empujó para provocar tan fatal desenlace?

(Presentadora): Un caso terrible que la policía ha catalogado como suicidio pero que su madre se niega a que caiga en el olvido. Nos está esperando Ligia Martos, madre de Gabino… No, hace falta que se levante.

(Ligia): Gracias.

(Presentadora): Bienvenida… Lo primero, es  que tengo que señalar que es la primera vez que usted acude a un plató.

(Ligia): Sí, no me gusta, pero tenía que hacerlo.

(Presentadora): No se preocupe, que le trataremos bien… Su hijo, Gabino, era muy joven. Eso debe ser devastador, ¿cómo recibió la noticia?

(Ligia): Mal, como iba a ser,  me acababa de despertar y encendí la radio… Un chico había muerto y sentí pena por esa madre.  No había llevado la identificación… Y dijeron que era de pelo largo y llevaba una camiseta negra con un dibujo… y lo supe.

(Presentadora): Un momento demoledor, tremendo… ¿Por qué ha esperado un año a venir a denunciar la inexactitud de la investigación?

(Ligia): No pude, no podía. Me encerré en casa, no quería ver a nadie… Nadie me entendía.

(Presentadora): ¿Tuvo una depresión?

(Ligia): Sí, me han dado litio; pero no lo necesito ya, no lo voy a tomar más.

(Presentadora): Es usted una mujer luchadora, está muy claro. Entonces viene a que su historia, la historia de su hijo, no se olvide.

(Ligia): Sí… Ahora estoy fuerte y no voy a dejar títere con cabeza… Porque mi hijo no se mató, tenía una buena vida, un trabajo, un crío pequeño… Imposible.

(Presentadora): Bien Ligia. Encontraron a su hijo Gabino a las seis y media, con todas sus pertenencias y sin signos de violencia. Sin embargo había marihuana en su sangre. No es posible…

(HABLAN A LA VEZ)

(Presentadora): Tranquila, sólo estoy dando datos.

(Ligia): ¡Mi hijo no se drogaba! ¡Lo superó!

(Presentadora): Vale Ligia, siento haberla molestado. Le pido perdón…  Vamos a seguir. Usted viene a demostrar que hay pistas que señalan a un posible complot.

MURALLA contraportada

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novela propia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s