La no-ciudad

Urbanización suburbana

Urbanización suburbana

La circulación de los viandantes amolda la ciudad: entran en las tiendas, entrenan en los parques, sacan libros de las bibliotecas, beben café en las cafeterías o bailan en las discotecas. Actividades que engrasan la maquinaria económica pero que también crean ciudadanía.

Autpservicio

Autoservicio

Los medios privados de transporte, en especial los coches, inducen a lo contrario. Los incontables servicios que se brindan a los conductores no crean espacio público, compartido, de relaciones. Los peajes de las autopistas, las áreas de servicio, los autoservicios, los centros comerciales… Todo está pensado para el aparcamiento, para el uso individual y discriminado del territorio.
El centro histórico tradicional: la plaza , el teatro, el mercado… Verdadero corazón de la ciudad donde se celebran las fiestas populares, se realiza la agenda cultural; que conserva la idiosincrasia , la personalidad de la ciudad. El lugar por definición.
No-ciudad (4)Los no lugares nacen de lo efímero, de la creación en los suburbios una quimera en la cual se vive de manera fácil que se traduce en una facilidad para comprar y vender. Su ideólogo, Gruen, pretendía crear algo que potenciara su relación con el centro, aprovechando el nuevo culto al coche, pero lo que consiguió fue desprestigiarlo. No podía prever que se convirtiera en un cortafuego para las relaciones humanas. Y ahora, por añadidura, el centro se está contaminando de esa inestabilidad. La uniformidad de los exteriores: las franquicias, las cadenas alimentarias, la muerte de los cines y los locales tradicionales…

No-ciudad (6)La precariedad de los actos de ciudadanía, la falta de comunicación, se nota no sólo en el abuso del coche sino en la incapacidad para establecer relaciones en esos zonas en que podemos coincidir: una parada de autobús, la sala de espera en un hospital, la cola en una hamburguesería en hora punta. Por no hablar de otros no lugares que tratamos de obviar porque importunan a nuestro decoro como los sin techo que duermen en los cajeros No-ciudad (5)automáticos, las casas de acogida o los pisos patera. Una visión reductiva y cómoda que crea no lugares. Zonas francas de paso, frías, rentables, necesarias. Momentos de peligro donde nos vemos expuestos al contacto, potencialmente peligroso, con otros seres humanos.
Augé en 1992 estructuró esta idea de los lugares que estructuran lo urbano.
El lugar es la identidad de grupo, histórica, emocional. La individualización reflejada en una cultura del automóvil que limita a satisfacernos de una manera rápida y eficiente. Ese aislamiento rompe con lo colectivo, lo copartícipe, lo que hace ciudadanía.

No-ciudad (2)Los itinerarios de los viandantes, sus rastros por las aceras o los espacios públicos, su aliento que calienta las edificaciones. El tamaño humano que se mide andando, a veces sólo por placer. Alguien que no se esconde y acepta el reto de tropezar con otro ser humano. Contrapuesto a la utopía de una urbanización limpia para identificarse , de una manera concreta, con otros. Crear lugar.No-ciudad (7)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión, Relato recomendado y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s