El cine es una cámara (y la magia también)

Tal vez nos olvidamos que el cine, o cualquier producto audiovisual,  es la consecuencia de una técnica, de una tecnología que ha permitido que una serie de imágenes estáticas cobren vida y se conviertan en una narración. Y todo esto no sería posible sin la cámara: recipiente mágico donde se puede ocntener la luz, donde se graba con la luz como lo hacen los tallistas y los picapedreros. Keaton - The Cameraman (21)
En este largometraje, Buster Keaton, en plenos años veinte nos habla de la seducción de ese objeto y como a través de él podemos cambiar el mundo, el nuestro,  y salir de nuestro ensimismamiento. Además  lo une con la fascinación por una mujer. Muchos han colocado al mismo nivel el placer las relaciones humanas con las de una afición u oficio. Se puede decir que amamos diferente deoendiendo de dominar o no la técnica. Aquí el operador utilica su instrumento de trabajo para llegar a una mujer que parece estar fuera de su alcance.
No es muy halagueño para un pazguato con cara de mascar tiza, pero Keaton quizá tenga un encanto especial, precisamente el de la falta de pretensiones. Su humildad y su ternura desarma en comparación con los ambiciosos compañeros que rodean al protagonista,  capaces de cualquier estratagema para conseguir unas impactantes imágenes.Keaton - The Cameraman (16)
Sally, la secretaria, se convierte en un cómplice, en un agente infiltrado que admira la sencillez del protagonista. Le chiva los secretos para entrar en el negocio aunque al principio no parece que vaya hacer nada, pero ella confía en él. Y como las historias que gustan al público, cuando todo parece perdido se produce una justicia poética que ensalza las tribulaciones del protagonista.Keaton - The Cameraman (11)
Aunque Chaplin sea el que se come la parte del león, Keaton, aunque sea menos poético, posee un encanto que da su expresión estupefacta y una energía que transmite por su capacidad física. Chaplin nunca podrá lanzarse a la manera de Keaton, es otra manera de demostrar lo físico.
“The cameraman” muestra la capacidad de asombro, la capacidad de ensueño, de ilusión, de alguien que ama lo que realiza. Cada vez que Keaton rompe el cristal de la oficina de noticias, que se moja tanato fuera o dentro de la piscina, que corre por las calles de Nueva York o se cuelga de lugares imposibles. Cada vez que mira desolado a la chica y en su cabeza se crea una imagen, como las que luego intenta rec uperar en el celuloide.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s