James Joyce y “Un caso doloroso”

Un lugar común entre los escritores es resaltar los innumerables caras que posee la prosa de James Joyce. Lo único cierto  es que se merece cada elogio que recibe. Y no sólo por sus novelas que rompieron con toda norma, sino por sus cuentos que perfeccionan “la manera de crear cuentos”.

No hay que volverse autoritario, basta este ejemplo:  de un cuento sencillo que funciona con un mecanismo perfecto. Y lleno de emociones. Un cajero de banco casado decide cortar una relación adúltera por motivos morales. Cuatro años después lee en un periódico la necrológica. Con tan pocos elementos y páginas profundiza en la naturaleza de ese personaje sin tiempo para el preciosismo. Ese es el estilo de Joyce. Convierte una situación trillada en un cúmulo emoción, el personaje se retrata con toda la crudeza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relato recomendado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s